Archivo de la categoría: Mais Médicos

Disminuyen ganancias del gobierno cubano con médicos en Brasil

mais_medicos_0SÃO PAULO.- El provechoso negocio de los servicios médicos cubanos en Brasil pasa por una considerable reducción de su rentabilidad este año y da indicios de que, a corto plazo, podría tornarse menos jugoso para el gobierno cubano, condicionada por la fuerte devaluación de la moneda brasileña y un posible recorte en la demanda futura de profesionales de la isla.

Desde la proclamación del Más Médicos, en julio de 2013, Brasil ha ingresado a la cuenta de la Organización Panamericana de la Salud (OPAS) más de 3,400 millones de reales -$1,294 millones de dólares, según el cambio vigente en las fechas de los desembolsos- en 15 pagos, conforme los registros del Fondo Nacional de Salud. Descontada la comisión de la OPAS y después de pagar los salarios de los profesionales, la transferencia de fondos a Cuba por los servicios médicos alcanza hoy los 2,282 millones de reales, lo equivalente a $866 millones de dólares.

Sin embargo, a partir de 2015, con la agudización de la crisis económica en Brasil y, principalmente, la devaluación que sufre su moneda, la rentabilidad del negocio va en picada. Brasil mantiene el salario de los médicos fijo en reales, por lo que, con el dólar 50% más caro con respecto a 2013 y 2014, Cuba ha perdido aproximadamente 34% de rentabilidad en el negocio. Así, los $233 millones de dólares embolsados en lo que va de 2015, hubiesen representado $353 millones de mantenerse el cambio vigente en los dos primeros años del programa. En la misma proporción, han menguado los ahorros y remesas en dólar a Cuba, que realizan los médicos a título personal.

Reducción de personal

Cuando faltan 10 meses para el fin del plazo de permanencia de los primeros contratados por el programa Más Médicos, Brasil iniciará en 2016 la tarea de sustituir a más de cinco mil galenos. Para llevar a cabo ese reemplazo, el país sudamericano podría prescindir de miles de médicos de cubanos cuyo contrato de tres años arribará a su término.

Al menos así se podría interpretar una alternativa presentada recientemente a las autoridades de salud de municipios y estados brasileños, que plantea reubicar a los médicos extranjeros en áreas “más complejas” y reservar las plazas de trabajo “más atractivas” para candidatos del país, como revelan documentos obtenidos por el diario Folha de São Paulo. La propuesta estimularía el cambio de los galenos foráneos por brasileños, en lugar de reponer a los que concluyen por nuevos ingresos desde Cuba.

Teniendo en cuenta que, de los 5,422 médicos cuyo contrato se acerca al vencimiento, aproximadamente 4,000 son cubanos, el contingente antillano podría menguar de manera considerable si se adopta esa sustitución. Proporcionalmente, decrecerían también los beneficios que obtiene el gobierno cubano por la apropiación forzosa de cerca de 70% del salario de los integrantes de su misión en Brasil.

Según la norma del Más Médicos, los profesionales extranjeros sin títulos reconocidos en Brasil pueden ejercer la Medicina solamente en los locales asignados por el programa y por un periodo máximo de tres años. El primer grupo de médicos contratados tendría que dejar el programa en agosto de 2016, seguido de dos grupos más numerosos en octubre y enero de 2017.

Un caso espinoso

Entre las autoridades de salud pública hay quienes defienden alterar las reglas y que se permita una renovación de los contratos. Sin embargo, ante las actuales dificultades que enfrenta el gobierno de la presidenta Dilma Rousseff para aprobar sus proyectos en el Congreso, resulta difícil que se intente esa vía. Más aún en el caso espinoso de los médicos cubanos, en el que la oposición a Rousseff cuestiona la permisividad del gobierno ante la incautación salarial que practica La Habana y lo acusa de financiar de esta forma al régimen de Raúl Castro.

Probablemente el tema de la sustitución de tan significativo número de profesionales fue abordado en la reunión sostenida en La Habana por el entonces ministro brasileño de Salud, Arthur Chioro, uno de los principales entusiastas del programa Más Médicos, cuando viajó a la isla en abril pasado para discutir la cooperación tripartita Cuba, Brasil y la OPAS, que intermedia la contratación de la mano de obra mediante el cobro de una comisión de 5 % sobre el total de la transacción.

El ex titular de Salud aseguró posteriormente que la contratación de médicos extranjeros para suplir la demanda brasileña se extendería hasta 2026, fecha en que el país obtendría la autosuficiencia de personal médico. No obstante, todo lo acordado por el exministro Chioro puede haber cambiado radicalmente tras su defenestración el pasado 29 de septiembre, en una apremiante reforma ministerial promovida por Rousseff para ceder ministerios claves a sus aliados a cambio de apoyo político en el Congreso y en aras de una gobernabilidad mínima.

La misión cubana en Brasil está compuesta actualmente por 11,429 médicos. Según un balance oficial divulgado al cumplirse dos años del programa, que arrancó efectivamente en septiembre de 2013, 76 médicos cubanos habían abandonado la misión hasta la fecha, dejando la marca de una deserción a cada 10 días.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Brasil, Cuba, Mais Médicos

Ministro de Educación de Brasil cree que médicos cubanos están bajo “régimen de esclavitud”

Renato Janine recibe el saludo de Dilma Rousseff durante su investidura como Ministro de Educación

Renato Janine recibe el saludo de Dilma Rousseff durante su investidura como Ministro de Educación

El nombre de Renato Janine Ribeiro como nuevo Ministro de Educación de Brasil provocó sorpresa y enorme euforia en varios sectores de la sociedad, transbordándose instantáneamente a las redes sociales. Pero quizás muchos de los entusiastas partidarios de Dilma Rousseff desconozcan las opiniones críticas del elegido acerca de temas cruciales para la jefa de Estado como el programa social de salud Más Médicos y el propio régimen de La Habana.

Para conducir la Educación, Rousseff se decantó por un filósofo y profesor de Ética y Filosofía Política en la Universidad de Sao Paulo (USP), curiosamente en tiempos en que la corrupción parece derretir al país. Janine, de 66 años, timará posesión del cargo el próximo 6 de abril.

En el 2013, cuando aún no soñaba con el ejecutivo y a raíz del lanzamiento del Más Médicos, Janine valoró positivamente el aspecto humano del programa, pero no pudo dejar de criticar el régimen de remuneración a que son sometidos los médicos cubanos. Los 11,429 cubanos de la misión médica en territorio brasileño representan el 80% de los participantes.

Al estilo imperial

En esa ocasión, Janine escribió en su página de Facebook que el hecho de que el dinero no sea pagado directamente a los médicos y en su lugar se le entregue al gobierno cubano, le recordada un régimen de esclavitud del Segundo Reinado del Brasil Imperial, donde los llamados esclavos a sueldo vendían sus servicios en el mercado y restituían una parte de las ganancias a sus dueños.

“El gobierno cubano los renta, recibe su parcela, los controla y les entrega apenas una parte. Eso no me gusta nada”, indicó el académico en un debate en las redes sociales.

El hoy flamante ministro defendió también que los médicos cubanos se sometiesen al examen de revalidación del título, un requisito para ejercer la profesión en Brasil del que los profesionales de la isla fueron exonerados por el actual convenio, lo que se mantiene como principal punto de discordia entre el gobierno y los gremios médicos de la nación suramericana.

Cambio de política

Janine sustituye a Cid Gomes, ex gobernador del estado de Ceará y aliado político de la presidenta, obligado a renunciar tras una acalorada discusión con el presidente del Congreso, cuando apenas cumplía 77 días en el cargo.

La convocatoria para el Ejecutivo a una figura como Janine representa una excepción y rompe con el clientelismo político contumaz y pragmático que definió la elección de los otros 38 ministros de Rousseff, escogidos entre las filas del propio Partido de los Trabajadores o entre aliados que componen su base mayoritaria del Congreso.

El descontento general con la política tradicional, ampliamente manifiesto por la población de todos los colores políticos, y el propio desgaste que sufre la presidenta – con apenas 12% de aprobación- se transformaron en simpatía hacia un hombre sin filiación partidaria.

Renato Janine Ribeiro parece ser hoy, aun sin juramentar el cargo, la cara simpática de este gobierno, la panacea para uno los sectores públicos más deficientes, la salvación de la “patria educadora” anunciada por Rousseff para su segundo mandato, la luz al final de páginas y páginas de diarios desbordados de noticias de corrupción, la “última esperanza” de hacer valer un voto que solo se podrá repetir en 2018 o la renovación de la fe en la capacidad de discernimiento de la jefa del Estado.

Las cosas por su nombre

El hombre de Sorbonne en el gobierno Rousseff llega con tareas ciclópeas, justo cuando su carpeta sufre el mayor corte presupuestario entre todos los ministerios, dentro de la política de reducción de inversiones y ajuste fiscal puesta en marcha por el gobierno.

Sin embargo, el gran desafío del ministro-filósofo podría ser conciliar la praxis de la política de Brasilia, inclinada a saborear ventajas a toda costa, con la ética que tanto aprecia por oficio.

Sobre las dictaduras, Janine no parece separarlas por colores políticos; ninguna es benigna. La definición del filósofo no deja dudas: “Ser tutelado por un idiota no es nada bueno. Y eso sucede en Cuba, por supuesto. Nos guste o no. El despotismo lúcido (suponiendo que fuese el caso cubano) se mantiene poco tiempo lúcido. Pronto los más idiotas o los más canallas toman el control y todo se va cuesta abajo”.

Divergencias así pueden resultar insalvables en un gobierno acostumbrado a cerrar filas y con tradición de simpatía hacia el régimen cubano. Del otro lado, por principio, lo ético no suele admitir relativizaciones.

*Publicado originalmente en CafeFuerte.com

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Brasil, Cuba, Mais Médicos

Menos médicos: Otros dos colaboradores cubanos abandonan la misión en Brasil

Los galenos Okanis Borrego y Raúl Vargas, participantes del programa Más Médicos desde el pasado noviembre, se sumaron este martes a la lista de deserciones de la misión en Brasil, que ya reporta nueve casos desde su lanzamiento en agosto de 2013.

En rueda de prensa convocada en Sao Paulo por la Asociación Médica Brasileña (AMB),  entidad que brindó apoyo a los dos profesionales cubanos para concretar el plan de abandono de la misión, los médicos afirmaron que el motivo que los llevó a tomar esta decisión fue sentirse “estafados por el gobierno cubano”.

“Desde que salió a la luz, con Ramona Matos, la diferencia de pago entre los médicos cubanos y los otros médicos extranjeros, pensé que me estaban engañando y decidí que era hora de abandonar este programa”, afirmó Vargas, de 51 años.

Vargas es natural de La Habana. Borrego, de 29 años, procede del poblado de San Juan y Martínez, en la provincia de Pinar del Río.

Según explicó el doctor cubano, sólo conocieron y firmaron el contrato de trabajo el día que dejaban el país. Al llegar a Brasil, ya con más acceso a la información, conocieron las diferencias salariales entre lo que paga el gobierno brasileño a todos los participantes del programa, independientemente de su nacionalidad, y lo que perciben los cubanos.

De los aproximadamente $5,000 dólares que Brasil estipula para cada profesional, el gobierno cubano -por mediación de la Organización Panamericana de Salud- se queda con 4 mil, reduciendo el salario de los cubanos a tan sólo 1000 dólares. Un valor, según cuentan Borrego y Vargas, insuficiente para el sustento en Brasil.

“Eso porque yo no fumo, los compañeros que fuman se las ven negras”, relató Vargas.

Denuncias y más denuncias

Los médicos cubanos hicieron público el contrato firmado entre ellos y la sociedad mercantil cubana Comercializadora de Servicios Médicos Cubanos S.A. que establece la división del “estipendio” en cuotas, $600 dólares depositados en una cuenta en Cuba y $400 dólares más pagos en Brasil.

Tras amplias críticas recibidas desde varios sectores de la sociedad brasileña en relación al pago de los servidores cubanos, en febrero de este año el gobierno de Brasil anunció un aumento de salario de $245 dólares y la incorporación del valor depositado en Cuba al estipendio cobrado en Brasil.

Según el doctor Vargas, al mes siguiente del aumento los médicos cubanos en Brasil, que ya pasaban de 7 mil en la época, no tuvieron salario. “No nos pagaron nada en marzo, ningún médico cubano cobró ese mes”, aseveró Vargas.

Otro incumplimiento citado por los galenos fue la substracción del pago estipulado por el programa para acomodación inicial. El dinero está previsto para compra de utensilios básicos como ollas, electrodomésticos, camas y cubrir costos de mudanza. Un valor que, dependiendo de la región, varía de $5,000 a $15,000 dólares, como llega a ser en los casos de profesionales ubicados en los territorios del Amazonas y de áreas indígenas.

A pesar de encontrarse en una región intrincada, donde se accede por vía pluvial, los doctores cubanos sólo recibieron $1,000 dólares para los fines de instalación. La casa era dividida con dos médicas cubanas más y el acceso a internet tan precario al punto de impedirles la capacitación obligatoria que determina el programa.

La prohibición de circular libremente es otra de las denuncias lanzadas por los galenos. Conforme revelaron, para salir de la ciudad deberían informar al funcionario cubano responsable por el sector donde estaban ubicados.

Vargas reveló que el sistema de control es ineficiente dado el bajo número de jefes, las dimensiones de Brasil y el gran número de profesionales cubanos actuando en Brasil.

Planeando la salida

Hasta en casos esenciales, como salir del pueblo para ir a la ciudad más cercana a comprar ropa, la norma es escribirle al responsable, que se encuentra a cientos de kilómetros de distancia, y esperar una autorización, describió Vargas.

Ante tal situación, la opción era salir sin permiso. “Yo fui a los carnavales de Altamira, sin avisarle a nadie”, confesó Vargas.

Borrego y Vargas ejercían en Senador José Porfirio, una intrincada comunidad de poco más de 13 mil habitantes en el estado de Pará, región nordeste del país. Se atrevieron a salir del programa después de tomar conocimiento de la existencia de una iniciativa de ayuda al médico extranjero, patrocinada por la AMB. Según los médicos cubanos, le escribieron en febrero a la entidad y desde entonces mantuvieron contactos y ganaron confianza para dar el paso.

El pasado viernes los cubanos embarcaron en una lancha “voadeira” para navegar durante una hora el río Xingú hasta la ciudad de Victoria de Xingú. Desde allí, una hora más en carro hasta Altamira, ciudad-cabecera de municipio a una hora de vuelo de la capital del estado, Belén.

A partir de ese punto, un representante de la entidad viajó a Belén al encuentro de los médicos y los condujo a la ciudad de Sao Paulo para tramitar el pedido de refugio político que ostentan ahora. La Asociación promete emplearlos, inicialmente en una función burocrática interna, y ayudarlos en la preparación para la revalidación del título de medicina en Brasil.

Ni los primeros, ni los últimos

Los galenos cubanos expresaron su deseo de quedarse en Brasil.

“No me gustan los Estados Unidos. Creo que la vida puede ser mejor aquí y son mayores las posibilidades de revalidar mi título y ejercer la medicina, que es lo único que sé hacer”, expresó Vargas, que acumula 25 de profesión, cinco de ellos en misión en Venezuela y seis meses en Pakistán.

Para Vargas no existe un interés humanitario en los planes de formación de médicos en Cuba, sino una producción de mercancías, un negocio de exportación, afirmó ante un numeroso grupo de representantes de la prensa brasileña.

Según Borrego y Vargas, el caso de Ramona Matos, fue un ejemplo para ellos. La doctora Matos hizo historia como la primera médica cubana que salió de la misión en Brasil, poniendo en entredicho el Programa Más Médicos del gobierno de Rousseff con la revelación de detalles hasta entonces desconocidos,

Para Vargas, otros médicos seguirán el camino abierto por Ramona. “Muchos van a seguir ese camino, yo no voy a ser ni el primero, ni el último. Empezó con Ramona, después de mí, otros seguirán. Les digo, lo que no se puede tener es miedo”, concluyó.

*Texto publicado originalmente en Café Fuerte. (cafefuerte.com)

Deja un comentario

Archivado bajo Brasil, Mais Médicos

Brasil gastará US$ 632 millones para triplicar presencia de médicos cubanos en programa de salud*

SÃO PAULO.- El gobierno brasileño decidió triplicar el número de colaboradores cubanos en su programa de salud popular Más Médicos a un costo total de más de $632 millones de dólares.

Para costear el incremento del contingente médico cubano en Brasil, el gobierno de Dilma Rousseff actualizó el contrato que mantiene con la Organización Panamericana de Salud (OPAS/OMS), elevando a 973,94 millones de reales (unos $415 millones de dólares) los recursos destinados a esa expansión en los próximos seis meses, conforme fue divulgado en el Diario Oficial de la Unión.

El contrato anterior sólo previa la contratación de 4,000 galenos cubanos, por quienes Brasil ya había desembolsado 511 millones de reales, unos $217 millones de dólares, a mediados del 2013. La expansión del acuerdo representa un aumento de 90% en los desembolsos de las arcas gubernamentales para llevar adelante su programa estelar en el área de la salud pública, con importación de profesionales cubanos.

Reforzando los planes

De los casi mil millones de reales previstos en ese nuevo financiamiento, 86% se destina a gastos directos con los médicos: salarios y ayuda para su instalación. El resto incluye los costos de pasajes, hospedajes iniciales y la comisión cobrada por la OPAS por agenciar los recursos financieros y humanos involucrados en el programa.

Brasil comenzó a recibir esta semana a un nutrido grupo de médicos cubanos como refuerzo a su programa de atención básica en comunidades carentes y remotas. El nuevo contingente está integrado por 4,000 profesionales, que se suman a los 7,400 que ya se encuentran en el país sudamericano.

Con este reciente aporte profesional, Brasil alcanza la cifra de 11,400 galenos cubanos contratados y pasa a ser el segundo país en volumen de intercambio médico con la isla después de Venezuela.

El nuevo destacamento desembarcará en las ciudades de Brasilia, Fortaleza, Gravatá, Guaraparí, Porto Alegre y Sao Paulo y deberá incorporarse en los próximos días al curso de adaptación, antes de ser ubicado en los municipios donde ejercerá. El llamado “Módulo de Acogida”, un curso de tres a cuatros semanas de duración, se destina, entre otros objetivos, al entrenamiento de la lengua portuguesa, la adquisición de nociones del sistema público de salud brasileño, la legislación de la práctica médica y los protocolos clínicos de atención.

Los cubanos realizarán el curso junto a los escasos 204 médicos de otras nacionalidades, atraídos por los incentivos del programa y seleccionados en la cuarta convocatoria del Mais Médicos.

Extensión del programa

Según la OPAS, que intermedia la contratación de los cubanos en Brasil, de los 7,400 médicos que ya se encuentran en territorio brasileño, 5,200 están incorporados a unidades de salud a lo largo y ancho del país, y otros 2,000 -llegados en su mayoría a principios de febrero- están finalizando el curso de adaptación y a punto de ser ubicados.

Hasta la fecha el programa se ha extendido a 3,241 ciudades y 32 distritos indígenas con un total de 9,425 médicos, entre brasileños y extranjeros, conforme anunciado por el Ministerio de Salud. De ese total de profesionales, más del 78% son cubanos.

La contratación de colaboradores cubanos de forma directa, sin pasar por el sistema de inscripción y selección individual establecido por el Mais Médicos para los extranjeros de otras nacionalidades, se lleva a cabo a través de un convenio de colaboración firmado entre el gobierno brasileño y la OPAS/OMS, que actúa como una especie de agencia suministradora de trabajadores cubanos, eliminando legalmente cualquier relación comercial y de cooperación directa entre los gobiernos brasileño y cubano.

Según establece ese tratado, son atribuciones de la OPAS seleccionar, contratar, suministrar documentos y traer a los cubanos a Brasil, asesorar en el proceso de entrenamiento inicial, controlar el funcionamiento del programa y realizar la reposición de médicos cubanos que se desvinculen del programa por cualquier motivo, incluyendo los casos de deserción. Con el gobierno de la isla, la OPAS mantiene un acuerdo similar de intermediación. Cuba suministra la mano de obra a través de su sociedad mercantil Comercializadora de Servicios Médicos Cubanos y cobra de las OPAS.

Dinero a los cofres del régimen

Tras un aumento concedido a partir de marzo y que tuvo más de escaramuza que de beneficio real, los colaboradores cubanos en Brasil reciben actualmente un salario mensual de t3.000 reales, equivalentes a $1.245 dólares.

El cobro corresponde a tan sólo 28.55% de los 10,400 reales que Brasil desembolsa por cada profesional. Los otros 71,15% van a parar directamente al estado cubano. Una cuenta simple revela que el nuevo contrato de exportación de profesionales de la salud a Brasil, reportará a las arcas del gobierno más de $253.6 millones de dólares en los próximos seis meses, si consideramos apenas la tajada sacada de los salarios.

Otro beneficio financiero del Mais Médicos como incentivo a los profesionales que se mudan de ciudad o país, es la ayuda destinada a su instalación, que varía de acuerdo al costo de vida de la región donde se asienta el médico y puede alcanzar los $15.000 dólares.

En el caso de los cubanos, el gobierno le aplica al recurso el mismo gravamen arbitrario que extrae de los salarios, reteniendo una buena parte del valor. Diversos testimonios de funcionarios brasileños de salud pública y vecinos cercanos a los médicos cubanos relatan la carencia de camas, muebles, ollas y otras condiciones básicas en que viven debido a la insuficiente ayuda prevista para el establecimiento.

Lamentos cubanos

Los propios cubanos han llegado a expresar esa insatisfacción en redes sociales. La pediatra brasileña Tania Silva trabaja en un puesto de salud de la periferia de la ciudad de Sao Paulo, donde fue ubicado un colaborador cubano. Ella relata que en los primeros días el clínico llegó a pedir dinero para comprar cigarros. El profesional fue alojado inicialmente en un hotel de una las zonas más decadentes y peligrosas del centro de la ciudad, donde prolifera el tráfico de crack, a quilómetros de distancia de su local de trabajo.

Hasta el pasado febrero, el salario de los médicos cubanos en Brasil era de $400 dólares, más otros $600 dólares depositados en una cuenta en Cuba. Después del proclamado aumento, se les concedió un incremento real de $245 dólares y los $600 dólares anteriormente guardados en Cuba se incorporaron al pago en Brasil.

Tras esa maniobra de ajuste, el gobierno de Rousseff anunció la “magia” de triplicar el salario de los cubanos de $400 a $1.245 dólares mensuales sin sobrecargar en un centavo los cofres públicos.

La salida al escándalo provocado tras denuncias de médicos desertores de la misión es vista como un intento por disminuir la presión desde diversos sectores de la sociedad y la oposición, que califican de violación de las leyes laborales brasileñas la disminución forzosa aplicada por el estado cubano al salario de sus médicos. Un gesto considerado también discriminatorio, la situación salarial del contingente cubano sigue siendo inferior si se confronta con la de los otros galenos del programa que reciben tres veces más que por ejercer las mismas funciones.

La importación de médicos cubanos a Brasil se inició a finales de agosto del 2013. Hasta la fecha 20 profesionales han sido dados de baja del programa federal de salud, “la mayoría por problemas personales o enfermedad”, según la OPAS. Cinco de ellos, por “ausencia injustificada”, un eufemismo oficial para encubrir las deserciones registradas en los primeros seis meses de vida de la misión médica de la isla.

*Publicado originalmente en Café Fuerte. (cafefuerte.com)

Deja un comentario

Archivado bajo Mais Médicos, Noticias

Fallece colaborador cubano del programa Mais Médicos en Brasil

El médico cubano Vladimir Soubleppe Hernández, de 49 años, falleció este 28 de febrero víctima de un cáncer de páncreas, mientras era trasladado a Cuba, conforme informa el diario Estado de Sao Paulo.

Según Sérgio Luiz Cardoso de Brito, secretario de salud del municipio donde Soubleppe Hernández trabajó poco menos de dos meses, el medico ya llegó de Cuba enfermo y desde su arribo se quejaba constantemente de dolores abdominales. “Él pensaba que no se estaba adaptando a la comida brasileña, pero ya era la enfermedad”, contó Cardoso al diario Estado de Sao Paulo.

Después de someterse a una tomografía, por insistencia de otros colegas cubanos, y diagnosticada la enfermedad a principios de febrero, la coordinación del programa fue informada y se tramitó el ingreso de Soubleppe en el Hospital del Cáncer de Sao Paulo, un centro de primer nivel en el tratamiento de la enfermedad en Brasil.
Soubleppe Hernández permaneció ingresado cerca de dos semanas, durante las cuales no respondió positivamente al tratamiento, motivo por el que él mismo habría expresado su deseo de reunirse con su familia.

El médico cubano falleció en medio del viaje de regreso a Cuba, durante una escala del vuelo proveniente de Sao Paulo en la ciudad de Manaos. Tras sentirse mal, fue trasladado a un hospital de la capital del Amazonas donde ingresó en terapia intensiva pero no resistió.

Vladimir Soubleppe Hernández cumplía su misión desde el pasado 13 de diciembre en el municipio de Ribeira, una pequeña localidad de poco más de 3.500 habitantes en el sur del estado de São Paulo. Es el primer integrante del contingente cubano de colaboración en Brasil que fallece.

Deja un comentario

Archivado bajo Mais Médicos, Noticias

Otro cubano abandona el programa Mais Médicos en Brasil y llega a los Estados Unidos

El doctor Ortelio Jaime Guerra confirmó por facebook que abandonó la misión médica cubana en Brasil y ya se encuentra en los Estados Unidos

El doctor Ortelio Jaime Guerra confirmó por facebook que abandonó la misión médica cubana en Brasil y ya se encuentra en los Estados Unidos


El médico cubano Ortelio Jaime Guerra se convirtió en la segunda baja que registra el programa Mais Médicos de Brasil. El doctor Guerra, especialista en nefrología, abandonó la semana pasada el municipio de Pariquera-Açu, en el estado de São Paulo, donde estaba ubicado desde su llegada al país sudamericano a finales del 2013.

La dirección de salud del municipio ya ha confirmado que Guerra abandonó su consultorio, pero sin aportar mayores detalles de la deserción.

El propio doctor Guerra confirmó por Facebook que había salido del programa y se encuentra en los Estados Unidos.
“Para todos mis amigos del face que me han enviado mensajes preocupados por mi ausencia les agradezco infinitamente, estoy bien, ahora en los Estados Unidos, y aunque considere preciso dar este paso siempre me sentiré muy orgulloso de mi tierra y mis raíces, esta foto me la tome una de las últimas noches que estuve en Sao Paulo, un abrazo bien grande para todos, gracias una vez más por su preocupación”, publicó en la red social el doctor Guerra.

También por el Facebook, Guerra envió un sentido agradecimiento a las personas que lo acogieron en Brasil y explicando el hecho de no haberse despedido por “razones de seguridad”. “Siempre estarán en mi corazón”, son las palabras que les dedica Guerra, antes de disculparse por los errores que comete en portugués. “No tuve tiempo de perfeccionarlo”, concluye el médico.

Deja un comentario

Archivado bajo Mais Médicos, Sin categoría