Caso de doctora cubana se dirige a los tribunales y moviliza al gobierno

 Ramona Matos, el primer colaborador cubano que abandona el Programa Mais Médicos, se emociona después de oficializar el pedido de refugio en Brasil

Ramona Matos, el primer colaborador cubano que abandona el Programa Mais Médicos, se emociona después de hacer oficial el pedido de refugio en Brasil

Ramona Matos Rodríguez, la doctora cubana que abandonó el programa Mais Médicos en Brasil, abrió la Caja de Pandora. Después de dejar el consultorio donde la ubicaron, en el intrincado municipio de Pacajás, en el estado de Pará, al norte del país, la médica buscó protección en el corazón de la política brasileña, la capital Brasilia.

Políticos del Partido Demócratas (DEM), de oposición al gobierno de la presidenta Dilma Rousseff, no tardaron en brindarle apoyo a la doctora y buscar las ventajas en la esfera política que estos casos suelen reportar, principalmente en año de elecciones presidenciales. Matos se mantiene hospedada en las instalaciones de la Cámara de los Diputados, fue presentada ante los parlamentarios de esa institución, y su caso llevado a una reunión de emergencia con el Ministro de Justicia, a la Orden de los Abogados de Brasil y al Ministerio Público, además de acaparar gran atención mediática.

La última embestida del partido centroderechista Demócratas es -conforme al anuncio del líder partidario Mendonça Filho- presentar una demanda en la Justicia del Trabajo, en la cual la doctora Matos exigiría el resarcimiento de la porción del salario (casi 90%) retenido a los médicos cubanos por el gobierno de la isla. El pago a los integrantes de la misión cubana se efectúa a través de un enmarañado de contratos firmados entre el Ministerio de Salud brasileño, la Organización Panamericana de la Salud (OPAS) y, por la parte cubana, la Comercializadora de Servicios Médicos Cubanos S.A.

Matos también pedirá una indemnización por supuestos daños morales. Ella afirma sentirse “profundamente engañada”, después que en Cuba le presentasen un contrato por $1,000 dólares mensuales, de los cuales $400 serían pagos en Brasil y $600 depositados en la isla. Pero tras su arribo a Brasil tuvo conocimiento del valor real que se otorgaba a los participantes del programa, ascendiente a $4,200 dólares. “La ley brasileña establece que cualquier persona a la que se le reduzca el valor del trabajo está sufriendo un tratamiento desigual y tiene derecho de reivindicar daños morales”, afirmó el diputado Mendonça Filho que asesora a la doctora cubana en esta acción.

Más allá de la demanda individual de Matos, el partido opositor plantea presentar otra querella colectiva contra el Más Médicos, el programa estrella de Rousseff en el ámbito de la salud pública. Esta demanda abarcaría a todos los galenos cubanos, obligando al gobierno brasileño a resarcirles todo el valor sustraído de sus salarios.

El fiscal del Ministerio Público del Trabajo, Sebastião Caixeta, en entrevista al diario O Globo, reveló estar de acuerdo con las reivindicaciones de la doctora Matos y presentará en los próximos días un informe en el que apoya el pago integral de las becas, tanto para la médica disidente como para los más de cinco mil cubanos que ejercen actualmente en Brasil.

Según el fiscal brasileño, el contrato de trabajo revelado por Matos, firmado entre los profesionales cubanos y la Comercializadora de Servicios Médicos Cubanos S.A., prueba que no se trata de una simple beca, sino de relaciones laborales comunes, sujetas a la legislación del país.

Por su parte, la presidenta brasileña intenta desmarcarse del caso Ramona, considerándolo como algo aislado y confiando en que los incidentes de deserción de cubanos no se multiplicarán. Este episodio debe ser resuelto por los ministerios competentes, el de Salud y Justicia, y nunca llegar al Palacio Presidencial, confía Rousseff.

El flamante Ministro de Salud, Arthur Chioro, que sustituye al ex ministro Alexandre Padilha, ha minimizado la deserción de la doctora cubana y anunció su desvinculación oficial del programa, así como su pronta sustitución en el consultorio del lejano Pacajás. Padilha, el ministro saliente, fue quien lanzó Mais Médicos y dejó el cargo para presentar su candidatura al gobierno del Estado de São Paulo un día antes que Matos saliera a la luz en Brasilia. La “revolución iniciada por el [programa] Más Médicos va a continuar”, sentenció Chioro.

Matos, de 51 años, presentó también una solicitud ante la Embajada de Estados Unidos en Brasilia para recibir protección del programa especial para médicos cubanos desertores en terceros países, vigente desde el 2006. Bajo el llamado Cuban Medical Professional Parole (CMPP), más de 1,500 integrantes de las misiones médicas cubanas han recibido asilo en EEUU.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s